Semana Santa.

Si bien hay constancia de la existencia de cofradías y procesiones de Semana Santa desde comienzos del siglo XIX, dejaron éstas de celebrarse durante más de cincuenta años. En la actualidad han sido recuperadas y las tres cofradías acompañan a sus imágenes por las calles de la villa.

El momento más emotivo suele ser el viacrucis nocturno por el muelle, iluminado por antorchas que se agitan al viento y se reflejan en las aguas de la ría. En cuanto a la fiesta laica destaca en el Viernes Santo la carrera de caballos y de carros del país en la playa de Santa Marina, gran espectáculo para los muchos visitantes que recibe la villa en esos dias vacacionales.